LOS 5 PRINCIPIOS

SOBRE LOS CINCO PRECEPTOS DEL REIKI
En el origen de cualquier enfermedad encontramos, en la mayor parte de las ocasiones, una actitud mental negativa. Según Mikao Usui, cada uno de nosotros es responsable de su bienestar físico y psíquico: una actitud negativa ante la vida te desarraiga del Todo, de una correcta evaluación de las situaciones en las que te encuentras y te hace derrochar inútilmente tus energías vitales hasta engendrar en ti mismo la enfermedad.

  Por el contrario, una actitud positiva ante la vida te permite realizar una gestión apropiada de tus energías y engendra una buena salud y aptitudes necesarias para hacer frente a los desafíos de la vida.
Tu mente funciona, salvando las distancias, de la misma forma que un ordenador. No tiene posibilidad de elección: actúa extrictamente según el programa que tus padres, la sociedad y tú mismo hayais instalado.
En la mayor parte de los casos, estos programas están en perfecto estado, pero, a veces, han caducado, no son adecuados o están incompletos. Entonces hay que volver a programarse y, afortunadamente, la existencia te ha dado un especialista en programación: tu consciencia superior, tu "conciencia de ti mismo".
Esta instancia que hay en ti es capaz de analizar y evaluar una situación para, luego, volver a inventar el modo de comportamiento más adecuado. Si quieres, puedes conceder a tu consciencia superior el poder de influir sobre tus automatismos inadecuados y transformar tus actitudes negativas en positivas al instalar en tu vida cotidiana los cinco preceptos de Mikao Usui:
1-Sólo por hoy, no te enfades.
2-Sólo por hoy, no te preocupes.
3-Honra a tus padres, maestros y prójimo.
4-Gánate la vida honradamente.
5-Muéstrate agradecido por todo lo que ves.
 
1.- Sólo por hoy, no te enfades
Sólo por hoy. ¿Cómo sería tu vida si dejaras de enfadarte cada día por las cosas que habitualmente te sacan de quicio?
 
Símplemente, deja de enfadarte, sólo hoy. Párate a pensar. ¡Qué liberación! En lugar de sentirte mal, de dejar que la cólera te domine y de malgastar inutilmente tus energias, podrías seguir tranquilo, en posesión de todos tus recursos y encontrar una solución inteligente al problema que se te plantea.
 
No se trata de reprimir los arrebatos de cólera, al contrario, la cólera es una cualidad de la eneregía vital que tu organismo genera para intentar modificar el curso de los acontecimientos que no parecen querer desarrollarse tal y como a ti te gustaría.
 
¡Reflexiona! Piensa en la última vez que te enfadaste. ¿Por qué fue? ¿No fue, a fin de cuentas, porque aquella persona, tal vez tú mismo, o aquella situación, no se comportó como tú hubieras querido? Te enfadaste porque el niño no había ordenado sus juguetes, te enfadaste porque, una vez más, se te olvidaron las llaves.
 
Harás bien en buscar buenas excusas, y las encontrarás. Pero detrás de todo movimiento de enfado encontrarás el mismo mecanismo: "Eso no sucede como yo quiero, me acerca a mi límite, y si me enfado, puedo llegar a sobrepasarlo". Pero en el movimiento de cólera distinguimos dos aspectos: uno positivo y otro negativo.
 
Por un lado, el organismo moviliza sus energías para que se cumpla una voluntad que, subjetivamente, se percibe como vital, pero, por otro lado, esta energía acaba por tener un efecto negativo porque la mente la vincula a una voluntad egótica, emocional, que quiere conceder privilegios al indivíduo en detrimento de los intereses de una o de varias personas, o del Todo.
 
Se trata de una voluntad egoísta que se niega a ver  y aceptar la realidad en su conjunto, tal y como es.
 
Pongamos por ejemplo, que ya llegas tarde y te encuentras en pleno atasco. Tienes una entrevista importante y, poco a poco, vas perdiendo la paciencia. La energía empieza a hervir en tu interior, querrías poder empujar a todos esos coches que te impiden avanzar. El huracán va subiendo poco a poco desde el vientre a la cabeza y acaba por nublarte la razón. Empiezas a pitar, sales del coche y empiezas a insultar a la persona que impide el paso, o, aún peor, pisas el acelerador y arremetes contra el coche que tienes delante. Al final, has empeorado la situación.
   
El reiki te propone que permanezcas en el espíritu del reiki hasta donde quiera que llegues, es decir, perfectamente centrado, el espíritu claro, con toda la energía de la que dispones presente en tu corazón.
 
Así tendrás una ocasión para aprovechar las oportunidades que la existencia te brinda: por ejemplo, podrás descubrir un camino alternativo que rodee el atasco, llamar por teléfono para avisar de que te vas a retrasar, etc. Inténtalo; en vez de enfadarte.
 
Te asombrará como por encanto, cambiando tu actitiud frente a la misma situación, puede cambiar la situación misma.
 
Pongamos otro ejemplo: te has enfadado con un colega que te ha quitado un trabajo al que, en tu opinión, tenías derecho. Estás amargado, dolido, maquinas tu venganza, le lloras a quien quiera escucharte, pierdes el tiempo y una energía preciosa entregándote a la melancolía.
 
Te sientes tan desgraciado que haces mal tu trabajo, te conviertes en un compañero tan desagradable que te acaban despidiendo. Con todo derecho, te sientes abandonado y traicionado por la existencia, te apartas de ella, pero entonces te verás privado de las bendiciones que también, hace llover sobre tí.
 
Te revuelves contra la realidad y te niegas a aprender la lección que te quiere dar.
 
En cambio, si permaneces en el espíritu del reiki (amor, conciencia), tal vez te des cuenta de que tu oponente merecía ese puesto, podrás reciclar tu energía hacia una nueva meta y la alcanzarás, aceptarás sacar las conclusiones y las lecciones que se te imponen; estarás en el buen camino para disfrutar de la vida en vez de aburrirte de ella, seguirás disponible con respecto a la existencia y podrás seguir sintiéndote llevado por ella.
 
La emoción puede ser eficaz para imponer una voluntad, pero tiene la desventaja de generar un karma: aquello de lo que te habías librado vuelve a tí; el estrés que habías vertido sobre alguien o sobre una situación se vuelve contra tí como un boomerang.
 
Una persona que se siente ofendida acabará vengándose más pronto o más tarde. Sin embargo, cuando siembras a tu alrededor amor y conciencia, pones todas las oportunidades de tu lado.
 
Las enfermedades engendradas por el enfado pueden ser: Infecciones, crisis nerviosas, trastornos cardiacos, vasculares, úlceras, despotismo.
 

2. Sólo por hoy, no te preocupes
Ante una situación difícil podemos plantarle cara, aceptar la realidad tal y como es, actuar para modificarla, o huir.
 
Preocuparse equivale, de hecho, a negar la realidad y huir. Preocuparse ofusca e impide actuar inteligentemente.
 

Preocuparte por algo que ya ha sucedido es totalmente inútil porque ya no puedes hacer nada más para cambiarlo. Al contrario, intentar mirar de frente a esta realidad y asumir las consecuencias te permite actuar lo mejor posible y, en su caso, reconducir la situación.
 
Preocuparte por el futuro equivale a esperar un desenlace negativo y, a fuerza de imaginarte una catástrofe, ésta acaba por ocurrir. Antes de actuar hazte a la idea de que en el futuro te esperan acontecimientos felices. Así mantendrás la calma, la claridad y la energía de forma que, llegado el momento, puedas actuar de la mejor manera posible. Además, mientras tanto podrás sacar provecho de la vida en vez de malgastarla ahogándote en un vaso de agua.
 
Preocuparte por el momento presente es imposible, pues cuando estás inmerso en un verdadero peligro, actúas para salvar tu vida; no tienes tiempo para preocuparte.
 
Vive el momento presente; es tu estado natural, el estado en el que tu conciencia y tu capacidad de respuesta a las exigencias de la vida no están veladas por la actividad neurótica de tu mente.
 
Esto no quiere decir que te burles de todo, simplemente, que hagas lo que hay que hacer en este momento para hacer frente a la realidad, curar el pasado y preparar un futuro lo más positivo posible.
 
Las técnicas del segundo grado del Sistema Usui de curación por el reiki permiten enviar reiki, es decir, la energía-conciencia positiva, a situaciones del pasado y del futuro; es tu oportunidad para curar los traumas del pasado, tu portunidad para preparar un porvenir feliz.
 
Esto no quiere decir, ni mucho menos, que permanezcas indiferente ante los problemas del prójimo. O bien estás realmente dispuesto a hacerte fuerte para el que lo necesite, lo que quiere decir que pases a la acción y que hagas todo lo posible para ayudar; o bien te abandonas, para olvidar que has actuado con cobardía, tranquilizas tu conciencia preocupándote por ello. Así contarás a quien te quiera escuchar hasta qué punto estás inquieto por esa persona, pero preocuparte por alguien es subestimar su facultad de salir del problema; también es querer inmiscuirte en su vida, y en ambos casos es desearle el mal porque implica que tenemos que pensar en él enfrentándose a acontecimientos desdichados.
 
Pensar en alguien con amor y confianza es generar a su alrededor una atmósfera positiva capaz de atraer sucesos felices a su vida.
 

 
   Para crear este campo de energía favorable, el Sistema Usui de curación por el reiki utiliza las técnicas de tratamiento a distancia y del tratamiento mental simultáneamente.
 
Preocuparte supone también, que crees que la existencia te ha abandonado o que está en contra de tí, supone que te niegas a ocupar el lugar que te corresponde en el inmenso océano de la vida, supone que niegas las pruebas que te envía.
 
La gota de agua se deja llevar por el océano, tiene confianza en él.
¿Has visto que una gota de agua se preocupe?
Valora lo que tienes y ruega al cielo para que nadie te lo quite.
Sólo hoy por hoy.
Mañana será otro día, hoy es demasiado pronto para preocuparse.
 
Las preocupaciones pueden engendrar:
Depresiones, temores, angustias, insomnios, problemas abdominales, falta de dinamismo, cáncer, enfermedades degenerativas, comportamientos inadecuados, pánico, rigidez, desórdenes psíquicos.
 

 
3. Honra a tus padres, maestros y prójimo

 
 El término "honrar" tiene connotaciones demasiado serias para un occidental. Suelen considerar que el ser humano es demasiado imperfecto para honrarle.
Pero, dejando aparte sus carencias, ¿por qué no vas a rendir homenaje a la nobleza y generosidad que puede poseer un ser humano?.
 
Para el pensamiento oriental, "honrar" tiene un significado cercano a "respetar"  y "agradecer".
 
 ¿Por qué no reconocer la contribución que tus padres y maestros han hecho a la existencia, a pesar de todos sus errores? ¿Por qué no amar en ellos precisamente lo que tienen de humanos, de imperfectos? ¿Por qué no admirar la forma que tienen de asumir su condición humana, sus sufrimientos?
 
Por ejemplo, Mikao Usui inspira respeto por la integridad y la honestidad con las cuales se dedicó a su búsqueda espiritual, por la valentía y generosidad con que se enfrentó a la tarea de aliviar enfermedades y sufrimientos, por la comprensión con la que elaboró su sistema de curación.
 
A pesar de todos sus errores, tus padres se merecen tu respeto y tu gratitud, aunque no sea más que por haberte dado la vida, por los sacrificios que han tenido que hacer para sacarte adelante.
 
Tus hijos se merecen tu respeto en virtud de esta vida y esta conciencia que se están despertando en ellos.
 
Y ¿qué pasa contigo mismo? Podrías empezar por tratarte con respeto y gratitud; tus relaciones con los demás se transformarán.
 
Todo ser humano, sea quien sea, vecino, enemigo, incluyéndote a ti mismo, merece que te dirijas con respeto a esta chispa de amor y conciencia que brilla en su centro.
 
 
Síntomas que pueden proceder de la falta de respeto hacia el prójimo: paranoia, esquizofrenia, falta de autoestima, problemas de relación, enfermedades renales.
 
4. Gánate la vida honradamente

La interpretación "honradamente" depende, en última instancia, de cada uno, pero podemos afirmar que, en su sentido propio, hace referencia a una situación profesional que honra tu trabajo y a tí mismo en tanto en cuanto eres una persona; es una situación que te permite realizar tu trabajo de forma honrosa respecto al propio trabajo, por un lado, y a tí mismo, por el otro, en función de tus capacidades y tus talentos.

 
La versión original de esta regla en japonés se traduciría:
 
"No te ganes la vida a través del engaño"
 
El nombre japonés itsuwari significa engaño, mentira, falsedad y manipulación. 

 Sería bueno que te preguntaras de vez en cuando si el trabajo que realizas está de acuerdo con tus valores o si has hecho mal, aunque haya sido sin quererlo, no sólo a otras personas, sino también a tí mismo.
 
La noción de "ganarte la vida" es esencial para que un ser humano pueda tener autoestima. Te hace falta sentir que aportas algo al conjunto, de forma que tu vida tenga un sentido; te hace falta poder aportar una cualidad al mundo.
 
Poco importa que se trate de una actividad lucrativa, que recibas un salario por ella o no, lo que parece ser esencial es que puedas utilizar tus energías vitales en una actividad que te satisfaga en los planos físico, emocional, mental y espiritual.
 
Y esta afirmación es verdadera la mires por donde la mires;
aprende a ver en tu actividad profesional los aspectos que, por encima de las obligaciones diarias y de la propia naturaleza de tu profesión, te permiten ser creativo y manifestar al mundo las cualidades que son fundamentales para tí.
 
Un panadero puede inventar panes nuevos y darle una forma artística a la masa, un maestro puede hacer un gran servicio despertando la consciencia y la inteligencia de los niños, un discapacitado puede transformar su entorno mediante su amor y su valentía, un banquero puede amparar la creación de empresas nuevas y de puestos de trabajo.
 
"No hay oficio sin importancia"
 
Cualquier profesión se puede ejercer con espíritu reiki, el espíritu que la convierte en algo bello y útil para la vida.
 
Si trabajas con espíritu itsuwari, tus actos terminarán por destruir la vida en vez de conservarla.
 
Síntomas posibles: Falta de medida, exceso, problemas éticos, problemas de fe.
 
5.- Muéstrate agradecido por todo lo que ves
 Abraza un árbol, mira a un niño a los ojos, extiende los brazos hacia el cielo, escucha el zumbido de una abeja o el canto de un pájaro, acaricia a tu gato y estate atento a "lo que está por detrás". 

Detrás de las cosas más bellas, como detrás de las cosas más feas, encontrarás un denominador común: la vida.
 Quizás este precepto sea el más exigente de todos y el que tiene mayor capacidad de transformar al ser humano.
 
En efecto, te será fácil reconocer la vida que hay detrás de lo que te es favorable, detrás de lo que está de acuerdo con tu representación de lo real y detrás de lo que responde a tus ilusiones.
 
Pero ¿cómo puedes llegar a reconocer la vida en el corazón de tu enemigo, de tu sufrimiento o de tu muerte?.
Y, sin embargo, todo esto forma parte del Todo, de ese juego magistral de equilibrio entre los contrarios sin el cual la vida no sería posible.
 
Detrás de todas las facetas de todos los colores encontrarás una sola fuente.
 
Con la aplicación de este precepto, acabarás perdiendo poco a poco la noción habitual de bien o mal, de lo afinado o lo desafinado, de la vida o de la muerte, al comprender que esta dualidad no es más que el reflejo ilusorio de una "causalidad global".
 
Síntomas posibles, al negar el curso natural de la vida como por ejemplo, reprimir los conflictos en vez de vivirlos y resolverlos: La vida pierde su sentido: cáncer, sida.
 
 
 
Estos cinco preceptos son una herramienta extraordinaria, pese a su simplicidad, gracias a la cual puedes descubrir aquellas actitudes tuyas que agotan tus energías y que acaban por hacer que caigas enfermo.
 
Para ello es suficiente que en cada momento te observes y te plantees la siguiente pregunta:
 
"Mis pensamientos, mis actitudes y mis acciones ¿están en línea con estos preceptos o no?"
 
Si lo están, tanto mejor; si no lo están, de acuerdo,
¿cómo puedo volver al camino adecuado?
 
Cada vez estarás en mayor consonancia con estos principios, tu actitud frente a la vida será más positiva y dispondrás de más energía para tí y para lo que quieras hacer.
 
Si estás enfermo o triste, pregúntate con cuál de estos principios estás en mayor desacuerdo y esfuérzate por encontrar los motivos por los que estás así. Y en cualquier caso, detrás de cualquier circunstancia, aún detrás de aquellas que a la larga no te van a volver a ser útiles, siempre puedes encontrar algún aspecto positivo, aunque sólo sea de rechazo: "bien, si me pongo malo, se ocuparán de mí".
 
Así pues, el trabajo consiste en encontrar una solución que te permita conseguir lo que deseas, pero sin sufrir los efectos secundarios negativos.
 
 Una meditación diaria sobre estos preceptos te prepara un terrerno fructífero en el que tu ser puede alcanzar el máximo de su potencial espiritual y material.
 
Sigue regando tu jardín y un día lo verás florecido, en todo su esplendor.
 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a LOS 5 PRINCIPIOS

  1. Paco dijo:

    Me alegra mucho escuchar esta musica aqui. Va muy bien con tu espacio.Te quiero mucho.Paco.

  2. Rashira dijo:

    Hola: estuve visitando tu pagina de msn y te dire que es preciosa. Tambien te dire que me hizo mucha ilusion tu comentario.
    Gusta saber que hay personas que comparten cosas tan bonitas como el Reiki  o casi mejor dicho EL AMOR UNIVERSAL.
    Enhorabuena por tu espacio, y por tu pagina. Un saludo luz y amor para ti.
    Rashira

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s